• Hotel Pasadoiro. Puerto de Navacerrada
    Hotel Pasadoiro. Puerto de Navacerrada
    Disfrúte de un hotel que le sorprenderá
  • Hotel Pasadoiro. Puerto de Navacerrada
    Hotel Pasadoiro. Puerto de Navacerrada
    Disfrúte de un hotel que le sorprenderá
  • Hotel Pasadoiro. Puerto de Navacerrada
    Hotel Pasadoiro. Puerto de Navacerrada
    Disfrúte de un hotel que le sorprenderá
  • Hotel Pasadoiro. Puerto de Navacerrada
    Hotel Pasadoiro. Puerto de Navacerrada
    Disfrúte de un hotel que le sorprenderá
  • Hotel Pasadoiro. Puerto de Navacerrada
    Hotel Pasadoiro. Puerto de Navacerrada
    Disfrúte de un hotel que le sorprenderá
  • Hotel Pasadoiro. Puerto de Navacerrada
    Hotel Pasadoiro. Puerto de Navacerrada
    Disfrúte de un hotel que le sorprenderá
INFORMACIÓN
Solicítenos información.
FOTO a FOTO
Disfrute de nuestros rincones
PROMOCIÓN
Promociones Hotel Pasadoiro
Solicítenos información.
Disfrute de nuestros rincones
Promociones Hotel Pasadoiro
-PROMOCIONES-

HOTEL PASADOIRO. PUERTO DE NAVACERRADA

En el Puerto de Navacerrada, punto central del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, en el límite de la provincia de Madrid con la provincia de Segovia y a 1.860 m. de altitud, se encuentra  Hotel PASADOIRO, un rústico edificio que encierra tras sus muros de piedra uno de esos hoteles de toda la vida con ambiente familiar y acogedor, que se enorgullece de contar entre sus clientes con los hijos y nietos de sus primeros huéspedes.

Aunque frecuentado por esquiadores y amantes de la naturaleza, también se alojan deportistas de élite como lugar de concentración.

La Historia comienza cuando D. Manuel Gallo Gutiérrez, un asturiano que con 9 años de edad sale de su Asturias natal a buscarse la vida en Madrid y trabaja como botones en hoteles de lujo, limpiabotas, etc, y es precisamente como vendedor de castañas asadas en el Puerto de Navacerrada cuando comienza su andadura como hotelero.

Por el 1.940 empieza a hacerse realidad su sueño y es en 1.943 cuando inagura su establecimiento “Hotel PASADOIRO”, un refugio que pronto empezaría a adquirir gran popularidad entre los madrileños.